Verónica Chacón

Hola soy Verónica, mamá de Alonso y Ximena

Alonso ya es un adolescente de 17 años, llegó al centro de Carla Sandoval por recomendación del Neurólogo Armando Filomeno, en agosto del 2008, con 7 años recién cumplidos y con un diagnóstico de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDHA), hecho justamente por él.

Alonsito era un niño súper inquieto, muy risueño, pero también muy rebelde. Recuerdo que las primeras clases, cuando el consultorio quedaba en el Olivar, a veces iba tranquilo pero a veces hacia de las suyas y la pobre  Carlita tenía que sujetarlo y cargarlo para llevarlo al salón des la terapia, felizmente era super flaco. Yo miraba la escena y me provocaba intervenir pero no podía, en realidad no debía hacerlo, Carla era la autoridad ahí y Alonso tenía que entender eso.

El tiempo transcurrió, Alonso tenía días buenos y días no tan buenos…. Pero seguimos, la constancia es básica. Comenzó a mejorar, estaba más tranquilo, comprendía que si quería algo tenía que trabajar bien con Carlita para poder obtenerlo.

En las vacaciones cambiamos las clases individuales por grupales para ayudarlo a socializar con chicos de su edad y así aprendiera a interactuar con personas que no fueran de su entorno cotidiano.

Hace poco más de dos años que Alonso ya no va donde Carlita, ya es un adolescente y ahora está mucho más tranquilo, aún tiene que cambiar algunas actitudes, y en ese camino seguimos él y todos los que estamos a su lado, ayudándolo y queriéndolo.

Ximena, es mi otra hija, ella tiene 7 años y desde poco más de un año, va al centro de Carlita a recibir terapia de lenguaje, primero estuvo con Claudia Verano y ahora está con Teresita, con ambas se lleva muy bien.

Ximena es una niña tierna y muy hábil, sin embargo presenta un poco de dificultad principalmente con las trabadas. Ximena ha progresado mucho, solo le falta sacar correctamente la “R” y ya!!

Sinceramente en ambos casos  el Centro Jophiel nos ha ayudado mucho, tanto a mis hijos como a mí, porque siempre me han dicho que hacer y como hacerlo, además de siempre tener una palabra amable y de aliento.

Anuncios