El Sindrome de Tourette

El síndrome de Tourette (ST), es un trastorno neurológico caracterizado por la presencia de tics motores y vocálicos: que son movimientos involuntarios, rápidos y súbitos, que ocurren en forma repetida.

Estos tics no necesariamente se presentan al mismo tiempo, ocurren por lo menos dos o más tics motores y al menos un tic vocal. Se presentan muchas veces al día en forma consecutiva, casi todos los días, por lo menos durante un año.

Los tics pueden cambiar periódicamente de tipo, localización, frecuencia y severidad pudiendo en ocasiones desaparecer por semanas o meses. El inicio de los tics aproximadamente es antes de los 18 años.

Los tics pueden ser reprimidos en períodos de segundos, minutos y horas incluso, pero esto suele aumentar la severidad de los tics que vienen luego.

Quienes presentan tics, aprenden a emitirlos en lugares privados, después de haberlos reprimido en el colegio por ejemplo.

Si la persona está ansiosa, tensa o estresada, los tics aumentarán y disminuyen con la relajación o en la concentración de alguna actividad que le guste, por ello es importante saber qué tipo de actividad tal como el deporte, la musica, pintura, etc, podría ser como fuente de relax.

El ST a veces no viene solo, sino que la persona además puede presentar el Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) en cualquiera de sus formas y también puede tener el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo).

Sugerencias para los padres y maestros para afrontar los tics:

– Los maestros deben ser modelos positivos, es decir reaccionar a los tics con aceptación, tolerancia, paciencia; no con molestia ni fastidio, ya que va a depender mucho de esta reacción, la respuesta de los compañeros en general.

– Tratar de identificar cuáles son las fuentes o causas que le generan ansiedad, estrés y por lo tanto tics.

– Diferencias las conductas que obedecen estrictamente al cuadro de tics, con conductas inadecuadas y aprendidas, ya que se puede establecer límites disciplinarios. Por ejemplo: “estos son tus tics y por lo tanto estos otros comportamientos serán tratados con las mismas reglas que se aplican a los otros niños”.

– Intentar no prestar atención a la intrusión que ocasionan los tics, sean motores o vocálicos.

– Proporcionar un espacio donde el niño con ST pueda huir si lo necesita, ya que los tics pueden ser reprimidos en público por cierto período de tiempo, sin embargo eventualmente tendrán que ser expresados.

– No debemos sentir lástima por las personas que sufren el ST. Debemos de ayudarlos a manejar el trastorno, desarrollando en ellos una actitud positiva, a aceptar sus síntomas y a aprender a vivir sus vidas y hacerla parte de él.

– Ayudarlos a que sientan amor propio y confianza, al igual que un adecuado sentido del humor.

– El mal comportamiento que no caiga en la categoría de los tics, debe tener las mismas consecuencias que las de cualquier otro niño, es decir, puede ser “castigado”.

– Crear espacios de apoyo tanto para la persona que presenta el ST como para los familiares.

Anuncios

Niños con TDAH: El mejor camino a ser un adulto exitoso

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico, evolutivo y de carácter genético, es decir que las probabilidades que uno de los padres lo tengan es alta. Está caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unido a la falta de control de impulsos y a la dificultad de inhibir conductas propias para su edad.Para poder ayudar a un niño con TDAH y que llegue a ser un adulto exitoso como primer punto de partida es la familia, que con esos cimientos podemos apuntar a que ese niño tenga un futuro prometedor.

Las personas con TDAH tienes muchos aspectos positivos, que si aprovechamos esos recursos y los potencializamos, puede llegar a tener muchísimo éxito. 

En el medio conocido hay muchas personas con TDAH que supieron canalizar esa sobre actividad llevarla hacia actividades que luego marcaría su buen desempeño y éxito. Existen actores, deportistas, ingenieros, etc que muy a pesar que de niños eran “demasiado inquietos”, tuvieron la suerte de tener un excelente abordaje y llevar toda esa energía hasta donde lo harían famosos.

Actores como Jim Carrey, Will Smith, deportistas como Michael Phelps, Steve Jobs, entre otros son una muestra que supieron canalizar esa energía desbordante hacerla efectiva para lo que pensaban hacer en su futuro.   

Las personas con TDAH son muy creativas, innovadoras, aventureras etc.

Los niños con TDAH suelen ser los graciosos, los que siempre se meten en problemas por no prestar atención.

Son personas muy inteligentes, pero que su rendimiento escolar suele ser bajo.

Les cuesta mantenerse sentados por mucho tiempo. Les cuesta empezar determinada actividad. Les cuesta leer un libro y prefieren, aprenden u optan porque alguien se los lea o se recurre a los audiolibros.

No podemos olvidar que aunque haya muchos niños hiperactivos que puedan canalizar su energía desbordante a través de diversas actividades, no significa que vayan a alcanzar las notas más elevadas. Cada niño es diferente y hay que escuchar muy bien cuáles son sus preferencias.

Lo más importante: para que logren alcanzar éxito, hay que poner de manifiesto el papel clave que juega el entorno, tan importante para los que tienen TDAH como para los familiares y profesores, sabiendo detectar sus buenas capacidades y apoyándoles para poder desarrollarlas, ya que si la familia no cree en sus capacidades no tendrán la posibilidad de recibir el entrenamiento adecuado y si el colegio no es flexible y absorbe todo su tiempo menospreciando ese tipo de prácticas, será inviable que puedan alcanzar metas de esa envergadura.

Para un niño con TDAH es muy importante saber qué hace bien en la vida. El miedo a fracasar lo inhibe, pero si es bueno en algo, no querrá dejar de hacerlo.

Lo importante es, por lo tanto, conocer al niño con TDAH para buscar las actividades mas adecuadas y de esta forma, fomentar y desarrollar una adecuada autoestima, que sin ella, poco lograríamos.

Padres Separados – Hijos No

A veces el amor acaba y es necesaria la decisión de separase. Es importante saber y tener en cuenta que las parejas no necesariamente son para siempre, pero los hijos SI.

Si la pareja se separa, no significa que los hijos también y muchas veces no es porque el padre o la madre no quieran estar con el niño, sino que uno de ellos impide que lo vea.

Parejas que actúan como niños, culpándose uno al otro sin saber llegar a acuerdos, poniendo de por medio a los hijos. El niño pregunta por el padre o la madre ausente y el padre que tiene la tenencia, emite frases como: “es que tú papá no me da dinero”, “es que tú mamá no deja que te vea”.

Es lamentable, pero es una realidad, incluso cuando los niños son usados de “correo”, porque los padres son incapaces de tener una conversación alturada y madura.

Los niños son los que terminan pagando las consecuencias e incluso luego teniendo dificultades emocionales: niños ansiosos, niños depresivos, inseguros o con problemas conductuales que lo único que desean es vivir una infancia tranquila y ver que sus padres se lleven bien.

Las emociones y el Aprendizaje


Cada familia es diferente una a una y poseen diferentes estilos de crianza hacias sus hijos. He querido hablar de un tema bastante importante, ya que constantemente veo diferentes familias que tienen niños en edad escolar.

Ultimamente encuentro niños muy estresados, tīmidos, ansiosos y con baja autoestima, todo debido a la presión que experimentan de los propios padres y maestros con respecto a los examenes y tareas escolares. En un artīculo anterior, hablé sobre las tareas escolares, que muchas veces son innecesarias y que al final abruman al niño. En muchos colegios, la curricula ha cambiado mucho y si hacemos comparaciones, lo que nosotros estudiabamos en primero de secundaria, ahora los niños lo estudian en tercer grado y como consecuencia de ello, vemos que el niño se atrasa y no avanza en otros objetivos.

Muchos colegios, exigen al niño aprender cosas que de acuerdo al nivel de desarrollo normal de un niño, muchas veces no ha alcanzado tal desarrollo y qué es lo que hacen los profesores? Derivan a un psicólogo, diciendo que el niño presenta problemas de aprendizaje. 

En casa como el niño no avanza, los padres muchas veces, incluso lo etiquetan de lento o poco capaz. Y lamentablemente no se dan cuenta que la mayoría de veces es porque el niño no ha alcanzado la madurez para dicho objetivo o peor aún, las estrategias de los profesores no son las adecuadas para la enseñanza.

De tal forma, los niños van creciendo y creyendo aquellas frases que vienen escuchando de sus padres, profesores y compañeros: “otra vez sacaste mala nota”, “otra vez no prestaste atención”, “otra vez te olvidaste de copiar” , etc. Son frases que tal vez no se dan cuenta que están perjudicando a la seguridad, autoestima y salud emocional del niño. Y vemos a un niño describiendose: “soy lento”, “no puedo”, “soy malo para eso”, ” todo me sale mal”, etc.

La pregunta que les haría es la siguiente: ¿Prefieren una nota o a un niño emocionalment sano?

La nota es un simple número, que no significa ni califica a un niño como inteligente o poco inteligente. La nota sólo nos indica si el niño estudió o no lo hizo. Si alguna vez el niño saca una nota baja, no significa que sea poco inteligente, lento o desinteresado. Evitemos las etiquetas porque eso hace que los niños bajen su autoestima y su seguridad.

Alentemos sus losgros, invėmosle a que lo intenten de nuevo, tal vez otra estrategia.

Si el niño emocionalmente no está bien, es muy probable que sus notas bajen y que incluso no quiera ir al colegio. Cuidemos las palabras que son los mensajes que siempre estarán grabados en un niño y que determinarå el futuro emocional del niño.

Bullying escolar, nunca más…


Ultimamente en el qué hacer de mi trabajo, me he encontrado con muchos casos de niños que están siendo maltratados psicológicamente y físicamente tanto por sus compañeros del aula e incluso en algunos casos, por los mismos profesores.

No necesariamente, teniendo el niño, un diagnóstico específico como generalmente se ven estos abusos en niños con el Dėficit de atención con hiperactividad (TDAH), síndrome de Asperger, que son los casos que más veo. Pero ahora, no sólo lo observamos en estos diagnósticos, vemos que muchos niños están pasando por estas situaciones tan indignantes.

Siempre hay un líder en un salón de clase, en donde en su afán de ser el Centro de atención muchas veces hacen mucho daño irreparable contra niños indefensos, que ni siquiera pueden protestar por el temor de seguir siendo agredidos. Los padres muchas veces se enteran de estas situaciones cuando de alguna manera, la situación ya se volvió caótica.

Voy a contarles un caso específico de un jovencito con quien tuve la misión de ayudar y los hice porque no es posible que se sigan cometiendo estas barbaridades.

El niño tenía en ese entonces, 15 años, estaba en un colegio religioso de educación regular. Un chico bello por dentro y por fuera, pero con dificultades en poder interactuar y relacionarse con sus pares. Era muy callado y con preferencia a estar dentro de una biblioteca, en vez de estar en el recreo. Si estaba en el recreo, tendía a dar vueltas por el patio, sin amigos, solo. 

Desde muy pequeño, fue diferente al resto, sólo por ver las cosas de diferente manera y tanto los compañeros, como los propios profesores, empezaron a cuestionarlo, a insultarlo, a presionarlo. De niño, no entendía lo que pasaba porque pensaba que esa era la forma de hacer amigos. Y él nunca le comentaba nada a sus padres, sólo se limitaba a decir que le fue bien en el colegio.

Ya entrando a la secundaria, la situación se volvió insostenible, los compañeros le tiraban los papeles en la cabeza, lo pateaban, lo insultaban, hacía a la fuerza, lo que otros le mandaban como por ejemplo: tocar las partes íntimas de alguna compañera, luego burlas y risas, etc. Toda esta situación se repetía día tras día, lo que hizo que el niño se aislara mucho más.

En una oportunidad, le dieron tal paliza que recién un adulto se percató de lo sucedido y expulsaron al agresor, lo que hizo que empeorara la situación para él, porque todo el salón lo acusø de “soplón” . Se imaginan a un jóven que desde niño ha sufrido todas estas agresiones y que todos le hagan cargamontón?

El niño, ya no pudo más y “explotó”, tuvo tal crisis que terminó en el hospital internado en el área de psiquiatría, con muchos medicamentos y los padres desesperados sin saber qué hacer. Cuando salió del hospital, el niño era otro: con la mirada perdida, pensando que todas las personas que estaban en la calle, lo miraban o hablaban mal de él.

Fue un caso bastante preocupante y triste, que no debe volver a pasar. Como padres tenemos que estar muy alertas a lo que pasa con nuestros hijos. La comunicación debe ser primordial. Los profesores deben estar más atentos a la hora derecreo, ya que muchas veces he tenido la oportunidad de visitar colegios y casi nunca se encuentra un profesor en el patio.