Conectarse con uno mismo

Diversas  son las razones por la que una persona puede “desconectarse de sī misma”. Algunas cuando no pueden encontrar el camino de regreso, a su propio ser, se deprimen y dejan de actuar porque la vida les parece dura, injusta, ajena, etc.


Actualmente vemos incluso que muchas personas se automedican, se drogan con pastillas, marihuana, cocaina, pasta, alcohol, o se refugian en los casinos y lo que están haciendo en realidad es escapar de la realidad, es dormir para no sentir el dolor, la frustraciøn, la cólera, el miedo, que muchas veces nos invade, pero que es parte del proceso de ser humanos.

Una muerte inesperada de alguien cercano, una separación, una pérdida de trabajo o cualquier situación en la que se encuentre la persona y no sepa salir de ahī, hace que se paralice y no tenga incluso salidas. Esto básicamente porque nos preocupamos en el “tener” y no en el “ser”.

Cuando buscas el apoyo, te das cuenta que existen salidas y que con estrategias puedes lograr nuevamente esa conexión contigo mismo. El darte cuenta que eres la persona mås importante de este mundo, con toda tu grandiosidad, incluso con tus defectos que te hacen diferente al resto de personas. Cuando “despiertas”, tomas nuevamente el control de tu vida sin necesidad de medicarte y empiezas a ver las cosas de otra manera, rompiendo esquemas y creencias que tal vez te enseñaron desde niño.

La vida eres tú y si en este momento te sientes mal, busca apoyo, muchos lo hacen y no estan locos, están distraidos.

Si no puedes comprender lo interno, menos podrás comprender lo externo, porque el Universo empieza en ti.

Anuncios

Detección temprana del Autismo


Cuando estas esperando un bebé, no sabes a ciencia cierta si nacerá con autismo. Incluso cuando ya nació y si es tu primer hijo, puedes no darte cuenta que el niño tiene autismo. El niño que tiene de 2 a 3 años de edad, ya puede ser diagnosticado, sin embargo existen algunas señales que podemos estar en alerta y poder hacer una detección y por lo tanto una intervención temprana para que el niño pueda lograr cosas e insertarse adecuadamente dentro del contexto escolar y social. Existen señales que incluso niños de 1 año de edad, ya podrían ser diagnosticados. A veces es difícil saber si un niño tiene autismo, ya que muchos niños que no lo tienen también pueden presentar comportamientos parecidos.

La detección temprana es la mejor herramienta para el tratamiento del autismo en niños, ya que cuanto antes se interviene, más se pueden minimizar los síntomas y las consecuencias.

Algunas señales que podemos tener en cuenta son:

– Dificultad para sostener la mirada hacia un objeto o persona. 

– Ausencia o pocos gestos en la comunicación: no señala con el dedo, no saluda ni s despide  con la mano, no pide “upa” a la mamá o papá.

– Falta de sonrisa social y balbuceo.

– No responde al llamado de su nombre.

– No le interesan mucho los juegos.

– Algunos sonidos pueden ser insoportables para ellos, haciendo que se tapen las orejas e incluso tengan reacciones desproporcionales.

– No hacen movimientos  con la cabeza cuando quieren  Si o No.

– No señala con el dedo cuando quiere indicar algo que le gusta o le llama la atención.

– A los 2 años, aún no dice frases de dos palabras.

– Pierde habilidades verbales o sociales que antes tenía. Por ejemplo, el niño antes balbuceaba o decía algunas palabras, o mostraba interés en otras personas, pero ahora ha dejado de hacerlo.

– Se aísla o se aleja de los demás. 

–  Camina de puntillas.

– Cuando ya ha adquirido lenguaje,  les cuesta participar en conversaciones. Puede tener  dificultad para comunicar sus necesidades.

– El tono de su voz es agudo. Muchas veces solo dice palabras. Puede repetir una palabra o pregunta una y otra vez o quiere que la persona que estė con él, la repita constantemente.

– A veces pareciera que no “escuchan” porque se encuentran ensimismados en algo, no logra seguir las instrucciones que se le dan.

– Solo le intersa un solo objeto o habla acerca de un solo tema.

– Le cuesta mucho imitar acciones de los demás.

– Prefiere hacer sus actividades solo: jugar, leer, etc

– Les cuesta adaptarse a los cambios. Son rīgidos y se aferran a las rutinas. 

– Sus juegos carecen de simbologīa. Alinean los carritos, les gusta observar los juguetes con sonidos y luces y pueden usar los juguetes para chocarlos entre sī. 

– Si no se les entiende o algo no les gusta o no obtienen lo que desean, las reacciones son desproporcionales a la situación. Hacen berrinches e incluso pueden lastimarse golpeándose a sī mismos.

-Realizan movimientos estereotipados y repetitivos, como sacudir los brazos y las manos, o dar vueltas en un mismo sitio.

– Es excesivamente sensible a muchos tipos de estímulos. Se puede molestar si lo tocan, no les gusta muchos sabores, por lo que prefieren comer una sola cosa. Les molesta algunas texturas de telas de ropa, por lo que prefieren usar solo un tipo de prenda y sin etiqueta. 

– No le temen al peligo, sin embargo pueden tener miedos infundados.y no demostrar miedo frente a algo realmente peligroso. 

– Puede tener dificultades en el sueño, se levantan muy temprano y por las noches suelen despertarse.

– Su conducta puede variar dependiendo del tipo de autismo: puede aislarse de los demás siendo indiferente al resto de personas, puede ser pasivo, en donde obedece y realiza todo lo que se le dice o por el contrario, puede ser activo, en donde presenta poco control de sus impulsos.

Si un niño tiene alguna de estas características, no necesariamente quiere decir que tenga autismo, pero si podrías tener señales para que puedas detectar a tiempo y poder hacer una  intervención temprana.