La coherencia entre lo que digo y hago, como base para la autoestima de los niños y adolescentes.

  
A veces vemos niños o adolescentes que vienen a terapia, porque necesitan modificar algunos comportamientos. Uno de ellos muchas veces es la violencia. Apreciamos a niños y adolescentes que ante situaciones que les han sucedido, generalmente en el colegio, sus respuestas son en forma agresiva, insultando o peor aún, llegando a golpear a algún compañero de clase.

En el transcurso de las sesiones, vamos conociendo al niño y nos damos cuenta que su comportamiento siempre obedece a algo: generalmente son chicos que su autoestima se encuentra deteriorada.

El trabajo que realizamos, es también con los padres y con las personas que de una u otra manera estan relacionados con el niño. Siempre lo he dicho: “Si un niño o adolescente, responde de determinada manera, es porque uno de sus padres, lo hace igual”. Con esto, lo que quiero decir es que si tenemos a un niño que responde en forma agresiva, tanto verbal o fisicamente, es nuestro deber como padres, darnos cuenta cómo respondo frente a determinadas situaciones.

Como padre, no puedo insultar a mi hijo diciendole: ” eres un tonto”, “eres malo”, “no pareces mi hijo”, “eres el diablo”, etc y mucho menos golpearlo para castigar determinada conducta inadecuada. No puedo luego preocuparme y preguntarme por qué mi hijo es violento, cuando como padre soy violento con él. Eso serīa incoherente. Los hijos necesitan ser corregidos mediante el diålogo, mediante ejemplos y modelos positivos. Se trata de educar con amor, en ocasiones es necesario ciertas sanciones y explicaciones acerca de la conducta del niño.

No debemos calificarlos, lo que debemos hacer es señalar la conducta inadecuada. No es lo mismo decir: ” eres un mal hijo”, que decir: “lo que estas haciendo está mal”. Si el niño recibe constantemente estos calificativos, va a crecer con ello y va a creer que efectivamente es asī. Estarīamos destruyendo su autoestima, la seguridad en sí mismo y probablemente una persona que piensa que esa es la mejor forma de resolver un conflicto.

Seamos coherentes: “Si quiero que mi hijo no sea violento, no debo ser violento”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s